POSTURA BANCADA PDG E INDEPENDIENTES SOBRE PROPUESTA DE NUEVA CONSTITUCIÓN

50

La Bancada de Diputados del Partido de la Gente e Independientes, tiene claro que nos enfrentamos a un momento histórico. Por primera vez la ciudadanía deberá validar o no el trabajo de una convención constituyente electa democráticamente y mandatada para confeccionar una propuesta de  Nueva Constitución.

Fuimos muchos los que cansados de los abusos cometidos al amparo  de una Constitución concebida en dictadura y cuyo centro estaba puesto en un libre mercado despiadado y sin contrapeso, Manifestamos la necesidad de realizar profundos cambios. Las demandas ciudadanas, desplegadas en la calle, versaban sobre pensiones más justas, sueldos dignos, mayor seguridad, mejor salud y educación, entre otras.

Esta manifestación de descontento de la gente alcanzo su peak el 18 de Octubre y obligo a las fuerzas políticas tradicionales a avanzar a un acuerdo para intentar responder a estas demandas y dirimir la forma en la que se elaboraría una propuesta de Nueva Constitución. Por lo anteriormente expuesto, creemos que el principal barómetro con el cuál se ha de medir el desempeño del texto borrador propuesto, debe ser “¿En qué medida el texto responde a las demandas ciudadanas?” que fueron las gatillantes del proceso.

Creemos que el hastío de la gente con los partidos políticos tradicionales llevo a una conformación de la Convención que No representa claramente la forma de pensar de la mayoría de los chilenos, no obstante siempre se tuvo la fe en que estas personas electas asumirían con responsabilidad y altura de miras tan noble misión, sobreponiendo los intereses de Chile por sobre las odiosidades, revanchismos e incluso proyectos personales.

No cabe duda que muchos Convencionales contribuyeron al desprestigio de la Convención y no estuvieron a la altura del cargo. Sin ir más lejos las modificaciones introducidas a último minuto y entre gallos y medianoche y el que ad portas de entregar el borrador al Presidente, una parte considerable de los convencionales no tuviesen acceso al texto es preocupante y da una pésima señal de transparencia hacia la ciudadanía, a quien se debiese procurar satisfacer en el ejercicio de cualquier cargo de elección popular.

Sin embargo, una cosa es el actuar personal y otra es el trabajo desarrollado, que debía tender a elaborar un Proyecto Constitucional que pusiera en el centro a la Gente. Al respecto creemos que se hicieron grandes avances en términos de, por ejemplo, proponer un Estado Social de Derecho en vez de un Estado subsidiario, como opera hasta hoy en día. El reconocimiento de los Derechos Fundamentales también es un gran avance, aunque aún no quede claro cómo se garantizará su acceso.

La disyuntiva que enfrentaremos todos los chilenos este 04 de Septiembre no es una lucha entre la Izquierda o la Derecha, y como bien lo ha dicho el Presidente y sus Ministros,  no es un Juicio al Gobierno actual ni tampoco pone en jaque la ejecución de un programa de Gobierno, sino que es la decisión respecto del marco regulatorio al que deberán ceñirse todos los Gobiernos que vengan, sea cuál sea su color, por lo que más allá de nuestras ideologías particulares debemos ser lo suficientemente generosos para que nuestro patriotismo y amor por Chile prime a la hora de decidir si este borrador nos acerca o nos aleja de la senda que queremos para Chile.

Por lo tanto, y después de un pormenorizado análisis del borrador, y con el objetivo siempre de buscar lo mejor para Chile y su gente, nos hemos encontrado con una serie de cuestiones, por lo menos preocupantes, siendo algunas de ellas las que pasamos a detallar a continuación:

1.- PLURINACIONALIDAD

     Creemos que no es posible admitir naciones dentro de una Nación como lo es la chilena. Existen por cierto culturas que respetar y también promover, pero no somos ni seremos un país indigenista, como por ejemplo nuestro País vecino Bolivia, que cuenta con más del 65% de su población Indígena.

     Admitir que existe plurinacionalidad sería de grave riesgo de una especie de Balcanización del territorio nacional, fragmentándolo, con graves y perniciosas consecuencias para nuestra integridad.

     El Proyecto de Nueva Constitución señala que la Soberanía reside en el Pueblo, el que está conformado por diversas naciones, lo que es falso. Porque la Soberanía reside en la Nación y la ejerce el Pueblo de Chile a través de sus elecciones y en las autoridades que se eligen.

     No olvidemos que según el destacado historiador don Mario Góngora, la matriz fundadora de la nacionalidad chilena es producto del rol del Estado, y que tiene como figura señera al estadista Ministro Diego Portales. La Plurinacionalidad se opone a toda nuestra historia patria atentando contra las bases más esenciales de nuestro País.

2.- ESCAÑOS RESERVADOS

     No parece razonable admitir una reedición de la criticada figura de los Senadores Designados. Esta figura de escaños reservados otorga una sobre representación a una parte de la población, menor a un 12%, por sobre el resto de los chilenos. Creemos en el reconocimiento y respeto a nuestros pueblos originarios, y en sus reivindicaciones, pero no podemos luchar contra los grupos privilegiados, creando, artificialmente, nuevos grupos privilegiados. Esto nos lleva a preguntarnos ¿Por qué no incluir escaños reservados para nuestros Adultos Mayores?, o Para las personas con capacidades diferentes?. Botón de muestra es la escasa votación registrada y adhesión a las candidaturas indígenas de parte de sus propios pueblos que dicen representar, y refuerza todo esto la casi nula participación de los pueblos originarios en las consultas ciudadanas llevadas a cabo en el marco del trabajo de la propia Convención.

3.- MODIFICACIONES CONSTITUCIONALES:

Durante muchos años se luchó para eliminar los “candados” o cerrojos impuestos por la Dictadura a su Constitución de 1980 y hoy queremos reeditar esto en un texto constitucional que contiene más “candados” que su predecesora. En efecto, para llevar a cabo algún cambio en la Constitución propuesta no bastará con que 4/7 de los parlamentarios estén de acuerdo, si no que bastará con que 1 pueblo originario se oponga, porque a juicio de ellos, afecta sus intereses, para que esa modificación no se pueda llevar a cabo, transformando el texto constitucional en una Constitución, en los hechos, Inmodificable.

4.- EXCESIVA INTERFERENCIA DEL DERECHO INTERNACIONAL

     De la lectura atenta de los artículos del Borrador Constitucional puede apreciarse la interferencia excesiva del Derecho Internacional en asuntos internos y soberanos de Chile.

     Aprobar la Nueva Constitución para la Bancada del partido de la Gente e Independientes, sería aprobar un Derecho Constitucional externo.

     Para muestra, un botón: a la inmigración desatada e ilegal, Chile no la podrá expulsar ni reconducir ni devolver. La Nueva Constitución se lo prohíbe al Estado chileno. Lo que nos parece inaceptable.

5.- SE POLITIZA EL PODER JUDICIAL

     Se termina con el histórico Poder Judicial tal como lo conocemos, y pasa a llamarse, por la causa de la Plurinacionalidad denunciada, un Sistema de Justicias, dinamitando la igualdad ante la ley vociferada, quedando ella en letra muerta, favoreciendo a determinados grupos de interés por sobre la generalidad del pueblo de Chile. Creemos que la certeza e igualdad jurídica es un pilar fundamental de nuestro sistema democrático y todos los chilenos hemos de ser juzgados por una misma vara, más aún cuando no es posible reconocer la existencia originaria de sistemas de justicia entre nuestros pueblos originarios, pretendiendo, el borrador propuesto, crear una respuesta a una necesidad inexistente.

     Se crea, por si ello no fuera poco, un Consejo para la Justicia, órgano politizado que politizará aún más a los jueces, importando una realidad fracasada de otros países.

6.- DESAPARECE DE LOS ESTADOS DE EXCEPCIÓN CONSTITUCIONAL EL ESTADO DE EMERGENCIA

     Ya no existe en el Borrador Constitucional, uno de los Estados de Excepción Constitucional: el de Emergencia, arma del Estado de Derecho, actualmente existente para controlar graves atentados al Orden Público o ataques de grave daño para la Seguridad de la Nación. Y que el actual Gobierno reconoce y utiliza como herramienta para enfrentar la grave situación que afecta al Norte y Sur de nuestro País, y a pesar de su utilización vemos con tristeza que no surte los efectos que esperamos, pues queda preguntarse ¿Que va a pasar cuando esta herramienta no exista?, ¿Qué herramientas utilizará el Estado para hacer frente a estas situaciones?

7.- QUEDAN SIN RESPONSABILIDAD POLÍTICA LOS DELEGADOS PRESIDENCIALES REGIONALES Y PROVINCIALES

    Quedan sin responsabilidad política, en el Borrador Constitucional los Delegados Presidenciales Regionales y Provinciales que son designados por el Presidente de la República, no pudiendo ejercerse respecto de ellos la Acusación Constitucional por los ilícitos que actualmente están en la Carta Política: que son infringirla y también contempla los delitos de traición, sedición, malversación de fondos públicos y concusión, eliminando una herramienta de Control y disuasión respecto de ellos.

8.- SE ELIMINA EL RECURSO DE PROTECCIÓN:

Actualmente, cualquier persona que ve afectados sus derechos fundamentales puede recurrir, sin la necesidad de contar con abogado, ante la Corte de Apelaciones respectiva, quien debe tramitar a la brevedad posible y de forma prioritaria su requerimiento. Sin embargo, en el actual texto borrador, este recurso se deberá presentar ante los tribunales de primera instancia de Letras, bajo el concepto de tutela, sometiendo a este tipo de requerimientos a una larga tramitación, que impide que se pueda llegar hasta la Corte Suprema, en otras palabras se rebaja el nivel del tribunal y atenta contra la celeridad que requiere un procedimiento que busca salvaguardar derechos fundamentales.

9.- FOMENTO A LA INMIGRACIÓN ILEGAL:

No cabe duda alguna que el fenómeno de la inmigración ilegal ha traído consigo la importación de una serie de hechos delictuales nunca antes vistos en Chile, y los que están invadiendo el territorio nacional sin freno alguno. Esperaríamos entonces que la Nueva Constitución ponga coto a este tema, sin embargo nos encontramos con que el texto propuesto abre aún más las puertas a la inmigración ilegal lo que nos lleva a pensar que el problema, lejos de solucionarse se verá peligrosamente incrementado, debiendo nuestra gente pagar las consecuencias de esto. Nos hubiese gustado que el borrador elevará los requisitos para ingresar a nuestro país y para obtener la ciudadanía, que da el derecho a voto, sin embargo esto no ocurre.

10.- DA LA ESPALDA A LAS VÍCTIMAS DE DELITOS:

El actual texto, a nuestro juicio, pone mayor énfasis en la protección y los derechos de los victimarios, que en las víctimas que sufren el flagelo de la delincuencia. De hecho, esta propuesta, le cerró la puerta a la Defensoría de las Víctimas y Obliga al Estado a asumir mayores responsabilidades con aquellos delincuentes que se encuentran recluidos en centros penitenciarios. Al respecto creemos que lo primero debe ser proteger los intereses de las personas honestas y trabajadoras de nuestro país, y aquel que opta por el camino fácil de la delincuencia debe asumir las consecuencias de su elección. La propuesta de Nueva Constitución, obliga al Estado a promover, y por ende llevar acciones en pro del ejercicio de los derechos ciudadanos de los presos. ¿Esto implica que vamos a tener a presos votando y postulando a cargos de elección popular?, ¿es que vamos a tener que financiar todos los chilenos mejoras en las condiciones de vida al interior de las cárceles mientras las víctimas deben afrontar por sí solas las consecuencias físicas, psicológicas y patrimoniales de un delito?, No creemos que sea el camino correcto.

11.- DERECHO A MANIFESTACIÓN:

Nos preocupa en demasía lo contenido en el artículo 75 del borrador constitucional que nos indica, en su numeral 1, que “Toda persona tiene derecho a reunirse y manifestarse pacíficamente en lugares privados y públicos sin permiso previo”, ¿Implica esto que cualquier persona o grupo de personas podrán ingresar a la propiedad privada de cualquiera de nosotros a manifestarse y no podremos solicitar la intervención de carabineros?, porque su actuar estará amparado por la Constitución.

 12.- SE COARTA EL DERECHO A ELECCIÓN DE LA GENTE:

El Borrador constitucional atenta gravemente contra la libertad de elección de las personas, principalmente, en materias de Educación, donde se limitan los proyectos educacionales a lo que determine el Estado; En materia de Salud, se obliga a la Gente a incorporarse a un ya colapsado y deficiente sistema de salud pública que no responde a las urgencias sanitarias de la población y que menos lo hará al aumentar la demanda de servicios sobre él.

Tenemos el firme convencimiento de que debemos avanzar hacia una Constitución que nos reúna y nos permita avanzar con igualdad de oportunidad hacia la construcción de un País más próspero, donde los frutos de esa prosperidad se repartan equitativamente con una correcta retribución del esfuerzo de cada uno, y donde la sociedad toda cuida de sus miembros más desvalidos, principalmente nuestros adultos mayores, personas con capacidades diferentes, niñas niños y adolescentes, que incentiva el emprendimiento y fomenta la movilidad social, que promueve una explotación sustentable de nuestros recursos naturales cuidando nuestra medio ambiente y a todos los seres vivos que habitan en él, con un Estado que hace cumplir la ley y pone los derechos de las víctimas por sobre los victimarios, y que fiscaliza y sanciona de manera ejemplificadora a quienes no viven conforme a las normas que nos hemos dado, un país que promueve la educación de calidad y avanza hacia la agregación de valor a las materias primas que exportamos.

Un país que recibe con los brazos abiertos a quienes quieran venir a contribuir, pero que no le tiembla la mano al sacar fuera de nuestro territorio aquel extranjero que pretende venir a delinquir.

En el suma y resta, hemos arribado al profundo convencimiento, de que esta propuesta de Constitución no contribuye a resolver las verdaderas demandas ciudadanas manifestadas en la calle, ni pone a Chile y a sus ciudadanos en el centro, intentando “experimentar” en Chile un modelo que no existe en ningún otro país del Mundo, con los consiguientes riesgos que ello conlleva, por lo que hemos decidido, como Diputados de la Bancada PDG e Independientes, NO APROBAR el borrador de la Nueva Constitución Propuesto. Manifestando desde ya, que trabajaremos incansablemente por buscar los mecanismos para, rescatando todo lo bueno del trabajo de la Convención, avanzar en una propuesta de Constitución que ponga en el centro a la Gente por sobre mezquinas ideologías políticas que buscan solo llevar agua a su molino, fieles a nuestro compromiso de velar por la unidad de la Nación y salvaguardar a las personas del actuar de pseudo políticos que mediante oscuras maniobras buscan su propio beneficio por sobre el bienestar de Chile y su Gente.