Violenta encerrona y robo a mano armada sufren vecinos de Angol

669

Una terrible experiencia que, hasta ahora solo se vivía y se conoce en noticieros de las grandes ciudades de nuestro país, sufrieron dos vecinos de la capital provincial de Malleco en horas de la noche de este jueves: tres sujetos les hicieron una encerrona a mano armada que no llegó a mayores porque los vecinos se dieron cuenta, salieron y comenzaron a gritar para auxiliar a los asaltados.

De acuerdo con el relato de una de las víctimas, ellos salieron de su negocio ubicado en el centro de Angol y, como todos los días, se fueron a su residencia que está al norte de la ciudad y cuando ya casi llegaban a su destino, un sedán viejo de color blanco se atravesó en la carretera y les impidió el paso.

De inmediato descendió del móvil un hombre completamente encapuchado y armado que, de manera violenta, abrió la puerta del conductor e intentó sacar al dueño de su vehículo, pero no lo logró porque llevaba puesto el cinturón de seguridad. Al mismo tiempo, otros dos sujetos que, al parecer, estaban ocultos en los alrededores, abrieron la puerta del acompañante e intentaron bajar a la persona que allí iba, pero como también llevaba el cinturón no lo lograron tampoco.

Los antisociales arrebataron las carteras y billeteras de las víctimas, mientras que al conductor lo golpearon repetidamente en la cabeza con la cacha del arma de fuego que portaban, mientras que uno de los individuos le gritaba al otro: ¡dispárale! ¡dispárale!

Al verse en esa situación, las víctimas empezaron a tocar la bocina de su vehículo, con lo que alertaron a los vecinos quienes, al ver lo que ocurría, empezaron a gritar que los estaban asaltando. Al verse descubiertos por tantas personas, los encapuchados armados optaron por subirse al vehículo y escapar.
Huyeron con las tarjetas bancarias de las víctimas, con alrededor de 40 mil pesos en efectivo y la tranquilidad de estas personas quienes aún están en shock

La denuncia fue interpuesta ante Carabineros desde donde se está desplegando todo un trabajo investigativo para dar con el paradero de los antisociales.
Foto de archivo