DESDE EL OTRO LADO DEL PARKINSON

250

Narrar el Parkinson desde la vivencia personal no es igual a narrarlo desde la mirada profesional.

Es por esto que en marco de la reciente conmemoración del Día mundial del Parkinson, desde mi visión como terapeuta ocupacional, invito a todos a empatizar con las personas que viven con este trastorno del sistema nervioso central que afecta el movimiento y ocasiona temblores. Aun cuando no existe cura, hay opciones de tratamiento que de alguna manera permiten controlar los signos y síntomas propios de la enfermedad, sin embargo, lo farmacológico no es suficiente y la calidad de vida de los usuarios indiscutiblemente se ve afectada. A pesar de lo anterior, no todo está perdido, ya que diferentes disciplinas han puesto sus ojos e interés sobre el tratamiento integral, que en conjunto con los pacientes logran idear una intervención con el fin de buscar y alcanzar el mayor potencial de funcionalidad, lo cual beneficia tanto a la persona como a su entorno cercano.

Hoy, desde la terapia ocupacional son muchas las cosas que se pueden aportar en favor de mejorar la calidad de vida. Observamos al ser humano como un todo, no es solo una enfermedad, una alteración o un problema que resolver, son personas que mantiene una situación de salud compleja, pero con variadas características positivas que resaltar, cada uno en diferentes contextos y con distintos grupos sociales que lo rodea. Por lo tanto, disponemos de múltiples potenciales que podemos usar en favor de nuestros usuarios, cada uno tiene herramientas personales que, en conjunto con la ayuda profesional, serán capaces de desempeñarse cotidianamente de forma tal, que no deban restringirse de participar de una u otra actividad.

El Parkinson en sí mismo no lo podemos remover o cambiar, humanamente no está dentro de nuestras posibilidades, sin embargo, nuestro entorno, pensamientos, actitudes y comportamientos si son modificables. Es momento aportar en la facilitación de los entornos físicos y sociales para promover el máximo desarrollo y participación de las personas, cualquiera sea su condición y estado de salud.