El lupino y su aporte a la agricultura familiar en La Araucanía

142

Desde el año 2004 el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) cuenta con un programa de mejoramiento genético de lupino.

Desde entonces, esta leguminosa ha contribuido a generar un nuevo ingreso a las familias de la región de La Araucanía, quienes la han logrado incorporar de forma exitosa a sus sistemas productivos.

Las legumbres contribuyen de gran manera a la dieta y a los sistemas productivos en el mundo. Estas semillas, cultivadas mundialmente, son no sólo importantes desde el punto de vista nutricional, sino también desde el punto de vista ambiental y de seguridad alimentaria. Dentro de las legumbres, porotos, arvejas y garbanzos son los más conocidos a nivel nacional, pero en los últimos años y debido a sus características de superalimento, el lupino se ha posicionado también dentro del mercado de los alimentos.

Esta especie leguminosa presenta características muy valoradas desde el punto de vista nutricional y ambiental. Su alto contenido de proteína (cercano al 38%) con un muy buen perfil de aminoácidos, la sitúa por sobre otras especies como el poroto y garbanzo, y debido a su capacidad de fijar nitrógeno desde la atmósfera, la convierte en una excelente alternativa productiva para la agricultura familiar, disminuyendo la cantidad de insumos agrícolas necesarios y contribuyendo a un medio ambiente más limpio.

Dentro del lupino blanco cultivado en nuestro país, se distinguen las variedades de lupino dulce y amargo, las cuales se diferencian en el contenido de alcaloides que presentan y que les dan el característico sabor a las variedades amargas. En el caso del lupino amargo, su destino es la exportación para consumo como snack en países del mediterráneo y medio oriente, lo cual constituye una oportunidad para los agricultores de La Araucanía.

Como parte del Programa de Mejoramiento Genético de lupino, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) trabaja en el desarrollo de variedades de lupino dulce y amargo, en estrecha colaboración con los agricultores. Tanto es así, que entre los años 2015 a 2019, buscando mejorar el calibre de la semilla del lupino amargo, se realizaron cruzas y se seleccionaron aquellas que cumplían con estas características. Lo anterior se materializó en la inscripción el año 2021 de la variedad de lupino ‘Futa’ (grande, en mapudungun), cuya multiplicación se encuentra en manos de las cooperativas mapuche Boroa y AgroImperial, las cuales han participado activamente desde los inicios del programa de mejoramiento de lupino en INIA Carillanca, multiplicando, sembrando, procesando y exportando lupino amargo.

“El desarrollo de lupino constituye una importante alternativa productiva para los agricultores, por lo que es necesario seguir avanzando en mejorar aquellos caracteres importantes para ellos, como son el rendimiento, contenido de proteína y resistencia a enfermedades”, indica la Dra. Claudia Osorio, investigadora encargada en la actualidad del Programa de Mejoramiento Genético de Lupino. Al respecto, Evelyn Silva, Jefa Nacional de la Unidad de Gestión de la Innovación de  INIA (UGI), señala que “los programas de mejoramiento genético, y en especial el de lupino, nos permite aportar desde nuestras competencias como INIA a la generación de alternativas productivas y equidad, que son esenciales para los sistemas agroalimentarios sostenibles” explica.

Actualmente el Programa de Mejoramiento Genético de Lupino, se encuentra evaluando nuevos materiales y líneas avanzadas, tanto de lupino amargo como dulce, que den soluciones a los productores en un escenario cada vez más desafiante producto del cambio climático.

Acerca de INIA

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) es la principal institución de investigación, desarrollo e innovación agroalimentaria de Chile. Vinculada al Ministerio de Agricultura, cuenta con presencia nacional y un equipo de trabajo de más de 1.000 personas altamente calificadas. Ejecuta al año un promedio de 400 proyectos en torno a 5 áreas estratégicas: Cambio Climático, Sustentabilidad, Alimentos del Futuro, Tecnologías Emergentes, y Extensión y Formación de Capacidades. Estas iniciativas contribuyen al desarrollo agroalimentario sostenible del país, creando valor y proponiendo soluciones innovadoras a los agricultores, socios estratégicos y la sociedad, generando una rentabilidad social que varía entre 15% y 25%, por cada peso invertido en cada uno de sus proyectos.

INIA, más de 55 años liderando el desarrollo agroalimentario sostenible de Chile.

www.inia.cl – Facebook: /INIAChile – Instagram: @iniachile – Twitter: @iniachile – YouTube: INIA – LinkedIn: /inia-chile