Gobernación de Malleco mantiene habilitado albergue para personas en situación de calle

310

Actualmente tiene capacidad para 16 personas

El gobernador de Malleco, Víctor Manoli, en el contexto de intensas lluvias que han azotado la comuna de Angol y las bajas temperaturas que se esperan para este fin de semana y los próximos días, dio a conocer que ya se encuentra funcionando el albergue para personas en situación de calle, con la finalidad que estas personas tengan un lugar donde guarecerse y hacer frente a las inclemencias climáticas, evitando así poner en riesgo sus vidas ante las bajas temperaturas principalmente.

ALBERGUES

Manoli señaló que este albergue se encuentra funcionando en similares condiciones que el año pasado, entregando un lugar seco y temperado para que las personas que lo necesitan, pasen allí la noche.

“Este albergue comenzó a funcionar en nuestra comuna la primera semana del mes de junio. Allí existe capacidad para 16 personas, las que pueden hacer uso de sus dependencias desde las 17:00 a las 09:00 horas del día siguiente. Allí se les va a entregar alimentación, cama, ducha e incluso atención de salud básica para quienes hagan uso de él”, aseguró.

El albergue se encuentra funcionando en calle Jarpa 565 y existe un equipo altamente calificado para atender a las personas que lleguen hasta allí, proporcionándoles un  lugar acogedor para este invierno.

PROYECCIÓN

Este albergue, si bien no se tiene claridad hasta cuando funcionará, lo que dependerá de las condiciones climáticas principalmente, se espera que se mantenga por lo menos abierto hasta el mes de octubre, cuando los fríos del período invernal y las fuertes lluvias comienzan a retirarse ante la llegada de la temporada estival.

En cuanto a las condiciones climáticas, si bien las lluvias que cayeron copiosamente durante esta semana parecen retirarse, se espera la llegada ahora de las bajas temperaturas, situación que cada año cobran decenas de víctimas fatales en personas que se encuentran en situación de calle en nuestro país.

Por Rodrigo Zurita