LA FUNDICION ANGOL Por Sergio Martínez Vigueras

Dicen que la única forma de vivir dos veces es a través de los recuerdos, en esta oportunidad revivamos la Historia de la Fundición que marcó el devenir de Angol por casi cien años.

Hacia 1882 y en  la apertura de la Frontera y con el ciclo triguero en su apogeo, el granero de Chile necesitaba maquinaria agrícola, la que sería proporcionada por una Fundición y maestranza de hierro fundido, creada ese año por el ingles Mr. Eduard Brown quien llego  a Chile contratado por la minería del salitre, avecindándose  en Caracoles, luego Talca y finalmente en Angol. La Fundición se ubicaba en la Avenida O’Higgins, específicamente las cuadras de calle Andrés Bello y calle Kennedy frente al Estadio.

La “Fundición Angol” se transformó en productora de Arados y maquinaria agrícola, para 1887 ya ofrecía al público: molinos harineros, motores ingleses a vapor de 1, 8, 10  y hasta 16 caballos de fuerza, maquinas de aserrar, segadoras Hornsby que ataba el trigo en gavillas,  trilladoras, arneadoras sistema  boby, arados, rastras, prensar para aprensar lanas, maquinarias y calderos para cervecería y destilación, rejillas de desagüe, tapas de alcantarillas entre otros.

Sus arados alcanzaron tal fama que el gobierno de Manuel Balmaceda decretó lo siguiente:”se concede a don Eduardo Brown privilegio exclusivo por el termino de cuatro años, para usar en el país arados en que el timón y las manceras son de tubos de fierro o de acero, haciendo uso de los aparatos y procedimientos que ha descrito a los peritos.”

La Fundición  usaba como materia prima fierro en barras procedente de los Altos Hornos de Corral, o  Estados Unidos o Inglaterra, también se fundía fierro viejo, empleándose para fundir  carbón coke y leña. La Fundición tenía tres hornos para fundir; una maquina a vapor para mover la fabrica, fragua para calentar el fierro ya fundido, para doblarlo, tornos, taladros, cepillos. Hacia mediados del siglo XX las fundiciones se realizaban cada 15 días por lo general los viernes, y se ocupaban 19 obreros para fundir las tres o cuatro toneladas.

En Julio del año 1900 se desarrollaban trabajos mecánicos de gran intensidad. La prensa nos dice que “numerosos operarios trabajan silenciosamente en medio del ruido ensordecedor de las máquinas de todo género que labran, horadan,  quiebran, doblan o amasan el hierro, convirtiéndolas en delicadas piezas de máquinas y motores de gruesas poleas en arados, etc. Delante de un banco de muchos metros de largo, varios obreros trabajan en el limado y ajuste de piezas. Más allá, la fragua, el martillo, sobre el yunque arranca incesantemente al metal enrojecido una lluvia de chispas. Después las maquinas. Difícil seria detallarlas porque son varios y complicados sus usos… La destinada a rayar los cilindros de molino, por ejemplo, hace su obra completa. El rayado es diagonal y completamente uniforme, la maquina pasa sobre el cilindro de acero su diente incontrastable y una raya profunda lo cruza en todo su lado. Terminada esa raya, la maquina evoluciona por sí sola, retrocede nuevamente al punto de partida, y retrocede nuevamente al punto anterior y empieza otra raya paralela e igual a la anterior. En otro lugar otra poderosa rueda lleva adherida a su plano el volante de un poderoso motor; rueda y volante giran, mientras tanto a este último, el diente formidable de otra máquina va desbastándole sus costados. En otro departamento está el talle de fundición, bajo la dirección de Mr. Kinstey, vensé allí innumerables  modelos que van tomando forma en la arena de los moldes y que una vez preparados pasan a ser reemplazados por el metal en estado ígneo… El modelador es un artista. Con pequeños instrumentos maneja delicadamente las arenas y les da todas las formas raras y caprichosas que afectan los modelos de toda clase de máquinas. El modelado se ejecuta en una semana. El último día se funde el hierro o el bronce  entonces en pocos momentos los moldes quedan llenos.

Junto al Taller de modelos se ubicaba el de carpintería. Allí se preparaba el maderamen de las poderosas maquinas aserradoras que son la especialidad de la Fundición de Angol. Construye el Sr. Brown dos tamaños de aserradoras y se ha reconocido siempre su superioridad por sobre las importadas.”

Esta Industria se manejó increíblemente en todo el ramo del fundido. Como curiosidad decir que las dos Campanas de la Iglesia San Francisco de Buenaventura se fundieron por el Brown en el año 1907, actualmente una está trizada y la otra aun en funcionamiento; Otra obra a cargo de Randholp Brown fue la Gradería del Estadio Municipal de Angol, entregada en 1978

Tres generaciones de Brown dieron vida a esta gloriosa Fundición: Enrique, Eduardo, Francisco, Margarita, Cecil y Osvaldo crearon la sociedad Brown hermanos en agosto de 1947. A principios de la década del 80´se procedió al remate de los bienes, quedando solo en el recuerdo de los viejos corazones de esos fierros que se niegan a morir.

Angol
Weather Icon

El Espejo de Malleco ya esta disponible en Android

disponible_en_google_play banner tiroalblanco

el libero

muni angol