Choroyes que se instalaron en árboles junto al puente Vergara 1 son un verdadero espectáculo para angolinos

Aves se están alimentando de los brotes de los álamos blancos u españoles de la ribera del río

 

Algunos comenzaron a especular acerca del cambio climático, los más supersticiosos hablaban de la inminente llegada de un desastre natural y los más entendidos hacían alusión a un tema de alimentación, pero lo cierto es que, desde ayer, los árboles ubicados a un costado del puente Vergara uno, ha sido visitado por cientos de parlanchines aves, parientes del loro “Matías” de Condorito, los que han llegado a alimentarse provocando un verdadero espectáculo natural que cautiva a conductores y transeúntes, michos de los cuales sacan sus celulares y buscan inmortalizar tan poco frecuente evento.

CHOROY

Se trata de más de un centenar de choroyes, ave endémica de Chile, que habita exclusivamente en los bosques de la zona sur. Es un loro que forma grandes y muy bulliciosas bandadas. De costumbres gregarias durante todo el año, se alimenta de semillas y frutos de árboles nativos, forrajeando también en el suelo.

En esta oportunidad, de manera poco usual, esta bandada llegó hasta los “álamos españoles” (o blancos a diferencia del álamo chileno que es menos frondoso y vertical) que se ubican a un costado del puente, para alimentarse de sus brotes, generando un intenso cotorreo en el lugar y la caída de gran cantidad de restos de brotes y semillas de este poco querido árbol.

ALIMENTO

Jorge Fuentes, técnico agrícola y encargado de planificación del Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, manifestó que “esta conducta poco usual obedece a la búsqueda de alimento de esta especie, la cual se alimenta de los brotes de los árboles. Van a estar allí un par de día y posteriormente migrarán a otro lugar para seguir alimentándose. Es preferible que se alimenten en la ciudad a que lo hagan en el campo, ya que estas aves suelen atacar sembradíos de trigo y por ende ser atacados a balazos por los agricultores”, explicó el experto.

Si bien hoy esta especie se suele ver con mayor frecuencia, estuvo, hace algunos años, en peligro de extinción, siendo hoy una especie protegida la que no se puede cazar ni mantener en cautiverio.

ABUNDANCIA

El funcionario del SAG recuerda que 30 años atrás, bandadas de esta especie cubrían gran parte del cielo en las mañanas cuando volaban en busca de su alimento, llegando incluso a nublar los sectores a su paso, provocando grandes daños en los potreros donde decidían alimentarse, lo que llevó a que los agricultores les cazaran para proteger los cultivos lo que provocó que casi  se diezmara  su población.

De coloración verde oscura, aunque con algunas tonalidades rojas en su cola y alrededor de su ojo, esta ave solía ser comercializada de manera clandestina como mascota, lo que además de ser ilegal generaba algunos brotes de enfermedades zoonóticas en la población.

Por Rodrigo Zurita

 


El Espejo de Malleco ya esta disponible en Android

disponible_en_google_play banner tiroalblanco educacion-intercultural

el libero

muni angol