Consumidores y votantes: desafortunadamente mucho en común Escribe Rodrigo Zurita Palma

Cualquiera podría preguntarse qué podría tener en común un votante promedio con un consumidor normal. Pero estos dos sujetos son más parecidos de lo que creemos, sobre todo en cuanto a la vulneración de derechos, como también ante la inexistencia de un órgano defensor de éstos, siendo pisoteados, burlados e incluso hostigados en la más completa impunidad de quienes dicen ser sus servidores.

En el caso de los votantes, éstos suelen ser lo más importantes para todos aquellos que necesiten sus votos, principalmente la clase política, quienes antes de las elecciones nos hacen sentir como reyes, como si nosotros fuéramos sus jefes, como si les importáramos, pero basta haber depositado nuestro voto en la urna, para que todo sea distinto y volvamos a nuestra cruda realidad… ya dejamos de existir para ellos.

En el caso del consumidor la cosa no dista mucho. Nos llenan de ofertas, nos ofrecen los mejores productos, nos tratan muchas veces hasta por el nombre, pero solo hasta que se firme el contrato o se realice la venta, después, si tienes algún reclamo o duda, por favor saque el numerito y espere su turno. Eso siempre que realicemos el trámite de manera presencial y no a través de una plataforma telefónica, donde nadie es responsable de nada. Ni hablar si el producto salió fallado, seis meses para que respondan, si es que responden y no se te ocurra atrasarte en una cuota…tendrás diez ejecutivos extranjeros preocupados de llamarte a diario desde que amanece hasta el anochecer.            Se cierran oficinas en comunas y se habilitan estas tan convenientes “oficinas móviles” a través de las cuales en una semana pueden recorrer una provincia entera, que se instala frente a una plaza y donde una o dos personas atienden rápidamente mientras los clientes, a esos que se les prometió “amor eterno” en un principio, se entumen, mojan o acaloran en la calle, en una fila denigrante, que refleja claramente quienes son los protegidos y quienes las víctimas de un modelo económico capitalista, abusador y humillante con el que nos enfrentamos a diario.

A quién podemos acudir, al SERNAC…? No lo pescan, no tiene atribuciones legales…Juzgado de Policía Local? Después de dos años te dicen que no son competentes… al Chapulín Colorado? Esta viejo y entiendo que estos temas tampoco están dentro de su especialidad. Resumiendo, estamos fritos.

 

El Espejo de Malleco ya esta disponible en Android

disponible_en_google_play banner tiroalblanco educacion-intercultural

el libero

muni angol