A 67 años de la hazaña de Alberto Larraguibel en su caballo Huaso

Un 5 de febrero de 1949 el binomio efectuó un salto de 2,47 metros de altura que no ha sido superado

 

Hoy  jueves se cumplen 67 años desde que el binomio chileno integrado por Alberto Larraguibel y su caballo Huaso rompieron el récord mundial de salto hasta ese entonces establecido, detentado por el italiano Antonio Gutiérrez, quien marcó 2,38 metros.

Sin embargo, con 2,47 metros de altura, el salto del capitán de Ejército Alberto Larraguibel se convirtió en el récord mundial inscrito el 5 de febrero de 1949 como la altura máxima a derribar.

Alberto Larraguibel Morales nació en Angol de Los Confines en Malleco,  La Araucanía un 30 de mayo de 1919 y dejó de existir en Santiago el 12 de abril de 1955

Hijo de Alberto Larraguibel y de Filomena Morales vivió cerca de la Pampa de Granaderos —un campo donde los militares del Regimiento «Húsares» entrenaban con sus unidades montadas y también se ejercitaban deportivamente— y realizó sus estudios primarios y secundarios en el Seminario de Concepción y en el Liceo de Angol.

El 1 de enero de 1938, ingresó a la Escuela Militar del Libertador Bernardo O’Higgins, de donde egresó dos años más tarde con el grado de alférez del arma de caballería. Fue destinado al Regimiento «Húsares de Angol», donde comenzó a destacar en los concursos de equitación y llegó a ser parte del equipo ecuestre del regimiento. Obtuvo resultados que lo llevaron a ser nombrado alumno del curso extraordinario de equitación en la Escuela de Caballería de Quillota en 1946.

El 16 de enero de 1947, se tituló como maestro de equitación. Con este título, representó a Chile en múltiples competencias nacionales e internacionales, con destacadas participaciones. Posteriormente, sirvió en diversas unidades militares del Ejército, como el Regimiento «Cazadores», la Escuela de Caballería, el Regimiento «Coraceros», la Academia de Guerra, el Depósito Central de Remontas, el Regimiento «Guías», el Regimiento «Húsares», la Comandancia del Haras Nacional, la Dirección de Fomento Equino y Remonta y la Dirección de Logística.

En 1966 fue nombrado comandante del Regimiento «Húsares». Y el 1 de agosto de 1973, pasó a retiro; sin embargo, el 17 de septiembre de 1976 fue llamado al servicio activo del Ejército. Se retiró definitivamente de la institución en 1979, después de haber permanecido en el Ejército por más de 38 años.

EL SALTO

Aquel día 5 de febrero de 1949, sólo dos binomios se inscribieron para la prueba final de Salto Alto. El capitán Alberto Larraguibel en “Huaso” y el teniente Luis Riquelme en “Chileno”. Se comenzó con una altura de 1,83 mts., la que fue salvada limpiamente por ambos caballos, luego la vara subió a 2,14 mts., la que fue saltada a la primera tentativa por Huaso y por Chileno a la segunda, habiendo tropezado Huaso luego del salto, el capitán Larraguibel, tuvo que lanzarse a tierra espectacularmente, salvando sin lesiones.

De acuerdo con ambos jinetes, la vara subió a 2,47 mts., y también la adrenalina de participantes y público presente, ya que este sería el momento decisivo para batir el récord mundial. En las dos primeras tentativas el teniente Riquelme en “Chileno” botó el obstáculo con los anteriores, en la tercera tuvo una espectacular caída, afortunadamente sin consecuencias.

Llegado el turno al capitán Larraguibel, “Huaso” rehusó en la primera tentativa, en la segunda derribó con las anteriores y en la tercera salvó limpiamente el obstáculo, provocando la euforia general del público que se estimó entre cinco y seis mil personas.

 

Es uno de los records más antiguos en la historia del deporte, sin ser batido. Hoy para ser superada esa marca, la Federación Ecuestre Internacional puso 2,49 metros como mínimo para ostentar el récord mundial.

El registro que obtuvo Larraguibel,  es según los expertos muy difícil de romper, A pesar de esto, el mismo jinete declaró en 1979, al cumplirse 30 años del récord, que estaba convencido que se podía volver a batir. “Sólo es necesaria esa armonía perfecta de caballo y jinete, de equilibrio y velocidad y que haya otro hombre dispuesto a lanzar su corazón por encima del obstáculo e irlo a buscar, sin vacilaciones al otro lado”, dijo.

Todos los años en Chile se realizan distintos homenajes para recordar la hazaña. Existen varios reconocimientos a la figura del histórico salto que el capitán Alberto Larraguibel efectuó arriba de su caballo Huaso. La Escuela de Equitación del Ejército de Chile, ubicada en la ciudad de Quillota, lleva su nombre y en ella se encuentra una réplica del histórico salto de 1949.

Por otra parte, en 2007, Viña del Mar inauguró un monumento de cinco metros de altura en la Avenida Jorge Montt llamado “Capitán de Ejército Alberto Larraguibel”, que muestra al equitador junto a su caballo.

Y hace dos años el buscador de Google dedicó su doodle a la conmemoración del 64 aniversario del salto con la imagen de Alberto Larraguibel montado a su caballo Huaso.

 

 

 

Angol
Weather Icon

El Espejo de Malleco ya esta disponible en Android

disponible_en_google_play banner tiroalblanco

el libero

muni angol