HOSPITAL DE ANGOL CUENTA CON SALA ESPEJO EN SIQUIATRÍA, ÚNICA EN MALLECO

1795

La Sala Espejo se convierte en un laboratorio por excelencia, facilitando el desarrollo de profesionales de un mundo globalizado y dotado de tecnología.

Una inversión de $3,5 millones en el Policlínico de Psiquiatría, cuyo mayor logro es la habilitación de una Sala Espejo, única entre los hospitales de Malleco, es otro producto del convenio docente asistencial suscrito por la Universidad Mayor y el Hospital de Angol.

Entre las mejoras implementadas están cambio de cubrepiso, habilitación de baño, iluminación en recepción y salas, cortinaje en recepción y segundo piso y en especial, la habilitación de esta sala espejo con su audio respectivo.

El impacto de disponer de la Sala Espejo es múltiple. Abre la oportunidad de brindar un acercamiento paulatino a la práctica clínica, comenzando con la observación de la ejecución terapéutica de sus tutores clínicos, pasando a la práctica real supervisada, para terminar realizando intervenciones de campo con excelencia.

De la misma forma el director del Hospital de Angol, René Lopetegui destacó los beneficios que tendrán las nuevas instalaciones para la comunidad y los profesionales que se desempeñan en esa área.

La Sala Espejo se convierte en un laboratorio por excelencia, facilitando el desarrollo de profesionales de un mundo globalizado y dotado de tecnología. Por sus características y formas de funcionamiento, facilita de forma ideal la aplicación de los métodos de la enseñanza, para la comprensión y ejecución práctica del quehacer profesional.

Cabe destacar que con estas mejoras se beneficiarán tanto los usuarios, como los funcionarios, alumnos, internos y becados. Con respecto a los usuarios, la población bajo control es de 600 usuarios adultos aproximadamente, más un porcentaje de ingreso anual de 7.5 % de la población general. En cuanto a lo docente asistencial, los beneficiados son los alumnos en práctica, internos de medicina y becados de Psiquiatría.

Las comunas favorecidas gracias a este proyecto son Angol, Collipulli, Los Sauces, Renaico y Purén.

Con este tipo de infraestructura asistencial-docente se permite un mejor entrenamiento, el cual repercute en la calidad de atención de los usuarios.  También, a través de la observación pasiva, sin intervención directa, se crea un espacio cómodo, tanto para el usuario como para los clínicos y los estudiantes, que permite una adecuada retroalimentación y elaboración de los planes integrales de intervención y coordinación de casos.