Matilde Throup una angolina pionera. Por Sergio Martínez

Sin duda la primera angolina destacada de nuestra historia. Matilde Throup Sepúlveda, nació en Angol el 18 de agosto de 1876, era hija de un antiguo militar emparentado con la Familia Sepúlveda del Fundo Maitenrehue.

 

Tras desarrollar sus estudios primarios en Angol, emigro a Santiago donde realizó el bachillerato, un 28 de marzo de 1887. Ingresó a estudiar derecho en la Facultad de Leyes de la Universidad de Chile. El 6 de junio de 1892 obtuvo la Licenciatura en Leyes, convirtiéndose así en la primera mujer chilena en recibir este grado universitario, lo que le permitió recibir el título de abogado, otorgado por la Corte Suprema. Durante su paso por la Universidad “debió enfrentar fuertes discriminaciones de algunos de sus profesores, quienes la ignoraban en clase y en el momento de someterla a examen la trataban con extrema rigurosidad, intentando hacerla fracasar”. Incluso, en una oportunidad, en lugar de interrogarla sobre algo relativo a las leyes, se le preguntó “si sabía guisar el pescado”, pues esa persona sostenía que las mujeres debían dedicarse a coser y a cocinar en su casa”  La titulación de Throup fue antecedente para Bélgica y Argentina en el otorgamiento del título de abogado a mujeres de sus respectivos países.

Tras convertirse en abogada, Throup postuló al cargo de secretario del Juzgado de Letras, notario y conservador de Bienes Raíces del departamento de Ancud. La Corte de Apelaciones de Concepción, que conocía de esta oposición, pidió un informe en derecho al Fiscal de turno,  respecto a su procedencia, el que estimó que por ser mujer no podía acceder al puesto, criterio que hizo suyo el tribunal de alzada mediante resolución publicada el 6 de abril de 1893. Throup apeló a la Corte Suprema, que revocó la decisión inicial, el 23 de septiembre de 1893, sentando un precedente respecto al derecho de las mujeres para acceder a cargos públicos, en que se requería el título de abogado, en iguales condiciones a los hombres.

Con una audacia poco frecuente en las mujeres, la primera abogado, Matilde Throup, desdeñando todas la prácticas existentes de denegar derechos a la mujer, se opuso también –por primera vez– a un concurso para el cargo de Oficial Civil de la Primera Circunscripción de Santiago y fue admitida al examen sin ninguna dificultad. Poco tiempo después se opuso al cargo de Notario Público de Santiago y no sólo fue admitida al examen, sino que el Tribunal la incluyó en la terna que remitió al Supremo Gobierno.

Todo lo expuesto nos autoriza a afirmar que la primera mujer que se graduó de abogado en Chile, no sólo tuvo el mérito de ser pionera, sino que, además, sentó jurisprudencia en cuanto a que las mujeres estaban capacitadas para optar a los cargos judiciales y de auxiliares de la administración de justicia. No hay duda que la acción de Matilde Throup permitió ver y discutir sobre la situación de las mujeres en la administración de justicia y que su demanda inicia, de alguna manera, la presencia de ellas en este espacio de poder relevante y con una reputación de ser uno de los ámbitos institucionales más conservadores y discriminadores con las mujeres, a pesar de que hoy las mujeres en el Poder Judicial son numerosas.

Falleció en Santiago en 1922. En la actualidad existe una Asociación de abogadas denominadas Matilde Throup.

 

 

El Espejo de Malleco ya esta disponible en Android

disponible_en_google_play banner-espina-2-e1450574705899 banner tiroalblanco bannercuat educacion-intercultural

el libero

muni angol