Bomberos de la “4ª” rescataron caballo que cayó al río Huequén

Caballar fue rescatado cuando se encontraba en evidente estado de hipotermia

Un esfuerzo colosal, motivado sólo por el espíritu de servicio en beneficio de personas y animales, fue el realizado el día de ayer por bomberos de rescate sub acuático de la Cuarta Compañía de Villa Huequén, para rescatar a un potrillo de ocho meses de las heladas aguas del río Huequén, luego que el animal cayera a ellas de manera accidental.

La alarma de emergencia se dio a eso de las 15:00 horas, luego que unas personas, trabajadoras de la empresa dueña del terreno donde se encontraba el accidentado animal, se percataran de la situación.

Inmediatamente bomberos acudió al lugar y comenzaron a realizarse las labores tendientes a su rescate.

RESCATE

Los voluntarios que llegaron a dicha emergencia, aproximadamente seis, previstos de dos cuerdas, lograron lacear al animal de la cabeza y otro de su tórax, comenzando a tirar de ellas para sacarlo del agua, situación que por momentos se volvió imposible debido al peso del equino, a los resbaladizo del suelo barroso, a la poca ayuda del mismo animal, que se encontraba con síntoma de hipotermia y a la existencia de un padrón de aproximadamente un metro que dificultaba subirlo a tierra firme.

Luego de varios esfuerzos por parte de personal de bomberos y del dueño del potrillo, debiendo incluso utilizar algunas herramientas para rebajar la orilla del río, se logró el rescate del pequeño caballo que en una primera instancia permaneció botado, debido al cansancio y el frío en sus extremidades, pero posteriormente, al cabo de algunos segundos logró ponerse de pie y comenzar su regreso a su corral junto a su agradecido dueño.

DUEÑO

El propietario del potrillo, de tan sólo ocho meses, que no quiso identificarse, manifestó que “yo lo saqué de su corral hacía como una hora para que comiera pastito fresco y caminara un rato y de pronto se me perdió. Lo comencé a buscar por todas partes y no lo encontraba, hasta que me vinieron a avisar que estaba en el agua, varios metros más abajo”.

Comentó además que “este es un caballo de ocho meses, inscrito y nunca pensé que podía ocurrirle algo así. Agradezco a bomberos por su ayuda y esfuerzo que pusieron para rescatar mi caballo, porque de haberse demorado más el rescate lo más probable es que se hubiese ahogado o muerto de frío.

BOMBERO

El propietario, con domicilio en la Villa La Pradera de Huequén, manifestó que su “suertudo” compañero no tenía nombre y le llamaban sólo “chico”, pero que desde ahora le llamarán “Bombero”, en agradecimiento al trabajo de este esforzado grupo de voluntarios que le dio a este animalito, una segunda oportunidad de vida.

La nota es de Rodrigo Zurita Palma

En: PORTADAS

El Espejo de Malleco ya esta disponible en Android

disponible_en_google_play banner-espina-2-e1450574705899 banner tiroalblanco bannercuat educacion-intercultural

el libero

muni angol